26 de noviembre de 2020

Los geles hidroalcohólicos y las mascarillas pueden agravar los síntomas de dermatitis atópica en niños

Noticia
  • La dermatitis atópica es la enfermedad crónica de la piel más frecuente en niños
  • Los pediatras alergólogos recomiendan optar por agua y jabón en lugar de geles y usar mascarillas de tejidos naturales siempre que sea posible

Madrid, 26 de noviembre de 2020. El uso de geles hidroalcohólicos y de mascarillas como medidas de prevención frente a la COVID-19 pueden agravar los síntomas de los niños que tienen dermatitis atópica, según advierte la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP), con motivo del Día Nacional de la Dermatitis Atópica que se celebra este viernes. La dermatitis atópica es la enfermedad crónica de la piel más frecuente en niños, con una prevalencia de entre el 6 y el 15%, según datos de SEICAP, que recuerda la importancia de aplicar una serie de cuidados para mantener hidratada y libre de brotes la piel de estos niños durante la pandemia.

El uso de geles hidroalcohólicos se ha convertido en rutina en muchas escuelas infantiles y colegios como principal medida de desinfección para evitar el contagio del virus SARS-CoV-2. “Lo utilizan varias veces durante la jornada escolar pues en muchas ocasiones resulta más cómodo que lavarse con agua y jabón, dicha sustitución en los niños con diagnóstico de dermatitis atopica no es recomendable porque pueden agravarse los signos propios de la enfermedad como la sequedad, la descamación o la irritación”, indica la doctora María Teresa Guerra, coordinadora del Grupo de Trabajo de Dermatitis Atópica y Alergia Cutánea de la SEICAP. Así, un estudio realizado en Dinamarca con niños de guarderías confirma que tras el régimen de higiene implantado durante la pandemia una alta proporción de niños desarrolló eccema de manos y que el riesgo se asoció de forma significativa con la dermatitis atópica, entre otros factores, como el sexo femenino o la frecuencia del lavado de manos.

Desde SEICAP se recomienda que, al ser imprescindible tener una buena y correcta higiene de manos para evitar la transmisión de la COVID-19, “es importante seguir una serie de cuidados. En primer lugar, debe priorizarse en su caso el lavado con agua y jabón en lugar del uso de geles siempre que sea posible. Por otro lado, al final del día deberá aplicarse una crema hidratante y emoliente que permita mantener en equilibrio y bien hidratada la barrera cutánea, de tal manera que evitemos la sequedad de sus manos”, aconseja la doctora Guerra.

Mascarillas y dermatitis atópica

El uso de mascarillas también está ocasionando problemas cutáneos en la cara de los más pequeños que sufren dermatitis atópica. “Los niños a partir de 6 años están obligados a llevar la mascarilla en los colegios e incluso, en algunos casos, la llevan con menos edad. Observamos que el contacto continuo y la humedad que se genera como consecuencia de su respiración taquipneica, sobre todo cuando juegan y realizan actividades deportivas, desencadenan brotes de eccemas que les generan mucho prurito”, afirma la doctora Guerra. En un estudio reciente publicado en Acta Dermato-Venerológica  se encontró que cerca de un 20% de quienes usan mascarilla manifiestan picores y que aquellos con dermatitis atópica y otras patologías cutáneas tienen mayor riesgo de desarrollar ese prurito.

En estos casos, “siempre que estén al aire libre puede ser recomendable emplear mascarillas de algodón o tejidos naturales que faciliten la transpiración y que ocasionen el menor daño sobre la piel de los niños”, comenta la doctora Guerra. Sin olvidar una correcta higiene con jabones no agresivos sin detergentes a su llegada al domicilio para retirar sudor y otros restos acumulados en la zona facial. También serán necesarios cuidados orientados a favorecer la hidratación de la piel en esa zona. “Para ello es imprescindible el uso de cremas emolientes que reduzcan la sequedad y que restauren y protejan la epidermis”, concluye.