SEICAP - Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica Alergia infantil - Familiares

La SEICAP ha creado esta web para ofrecer información básica y servir de ayuda a familiares de niños alérgicos.

Aviso

ZONA DE PACIENTES Y FAMILIARES
Profesionales Pacientes y Familiares
31 Viernes
Octubre 2014
Secciones

Más información

Croquetas de pollo o merluza sin PLV
Enviada por
Carmen  MÁRQUEZ MARI
 
ALERGIA Y ALERGENOS

ESTUDIO DE LA ALERGIA

volver al menú

¿En quién se debe hacer un estudio de alergia?

Las personas que tienen síntomas de asma (o bronquitis o broncoespasmo), rinitis, conjuntivitis, dermatitis atópica, urticaria, edema o inflamación, dermatitis de contacto, síntomas digestivos de dolor, vómitos o diarrea más o menos intensa, reacciones con alimentos, medicamentos o con picaduras pueden tener alergia. No todas las personas con esos síntomas tienen alergia, pues puede haber otras causas.
Hay más sospecha si los síntomas son prolongados, o si se van repitiendo con frecuencia aunque entre medias se recupere totalmente.
También se sospecha si se nota relación clara entre tocar, respirar o comer alguna sustancia sospechosa y la aparición de los síntomas.
Aunque no haya ninguna sospecha, si los síntomas son intensos, o frecuentes, o duraderos, o se presenta alguna complicación, o si los síntomas limitan las actividades y disminuyen la calidad de vida, también debe hacerse un estudio de alergia.

¿Qué sustancias (alergenos) se estudian habitualmente?

Las sustancias que pueden causar alergia se llaman alergenos. Cuando se realiza un estudio de alergia se comprueba si se está sensibilizado frente a los alergenos más frecuentes, que varían según la enfermedad que se padezca, según la edad, según la zona de residencia.
Además de los alergenos frecuentes, también se estudian otros menos frecuentes, según los lugares y ambientes a los que el paciente acuda con más frecuencia aunque parezca que no causan síntomas, y otros alergenos si el paciente o su familia han observado en algún momento alguna reacción sospechosa.

¿Cómo se estudia una posible alergia?

Se utilizan las pruebas en piel, se realizan análisis de sangre de IgE total o IgE específica, se ponen parches en la piel, se realizan pruebas de función respiratoria, o se hacen pruebas de exposición, de provocación o tolerancia. Según los datos de cada paciente se hacen unas pruebas u otras, y el especialista las interpreta para decidir el diagnóstico y el tratamiento más adecuado.

¿Cuándo se repiten las pruebas y análisis?

Depende de cada paciente, de si los resultados son normales, anormales o dudosos, fuertes o débiles, de los síntomas que tenga, etc. En algunas personas se repiten cada año, en otras cada dos o tres años o más, y en algunas personas se hacen una sola vez en la vida.

Pruebas en piel

¿Para qué se usan?
¿En qué consisten?
¿Qué son el suero y la histamina?
¿Los medicamentos influyen en las pruebas?
¿Son dolorosas las pruebas?
¿A qué edad pueden hacerse?
¿Cuántas pruebas se hacen?
¿Qué sustancias se estudian en las pruebas?
¿Cómo se valoran las pruebas de piel?
¿Las pruebas fuertes coinciden con síntomas intensos?

¿Para qué se usan?

Las pruebas cutáneas se usan para averiguar si el paciente tiene IgE específica frente al alergeno probado; las personas sin alergia no tienen IgE frente a ese alergeno. Si el paciente tiene IgE se dice que la prueba es positiva y que el paciente está sensibilizado. Si no da reacción, se dice que la prueba es negativa, que el paciente no le tiene alergia a ese alergeno.

¿En qué consisten?

Las pruebas en piel se realizan habitualmente en el brazo. Las más utilizadas se llaman “prick tests”. Se pone una gota de líquido con el alergeno sospechoso, y se punciona la piel a través de la gota con una lanceta cuya punta mide un milímetro. El alergeno penetra en la piel, y si se tiene alergia, al cabo de unos 15-20 minutos se forma una pápula, un abultamiento de la piel con enrojecimiento. Para ser considerada alergia, la pápula ha de alcanzar un tamaño determinado, que habitualmente es de unos 3 milímetros de ancho.

¿Qué son el suero y la histamina?

Se ponen siempre dos pruebas de control o testigos. Estas pruebas son con suero salino y con histamina. La prueba del suero no tiene que dar reacción (prueba negativa), y la de histamina sí que tiene que dar una pápula (prueba positiva). Si no es así, las pruebas no son válidas.
Si el suero da reacción puede deberse a que el paciente tiene una piel excesivamente sensible (esto se llama dermografismo), frente a estímulos como el propio pinchazo, y si las sustancia probadas dan reacción no puede determinarse que realmente sea por alergia sino por esa sensibilidad. Este resultado se llama falso positivo.
La histamina da reacción en la piel de todas las personas, tengan o no alergia. Si la histamina no da reacción es que la piel no está respondiendo bien, y puede que tampoco responda frente a las sustancias que le causen alergia. Este resultado se llama falso negativo. Esto suele deberse principalmente a que el paciente esté tomando alguna medicación.

¿Los medicamentos influyen en las pruebas?

Algunos medicamentos pueden alterar las pruebas y hacer que no sean fiables. Los principales medicamentos que las alteran son los antihistamínicos, que se usan para la alergia, catarros, picores, síntomas gripales, el mareo, para dormir, etc. Hay que intentar evitarlos desde siete días antes. En otro documento de esta web se muestran medicamentos que alteran las pruebas.
Cuando vayan a hacerle pruebas dígale al especialista todos los medicamentos que está tomando.

¿Son dolorosas las pruebas?

Estas pruebas pueden doler algo, aunque los niños suelen llorar más por el miedo que por el propio dolor. Hay niños muy pequeños que no se quejan nada en absoluto.
Hace años se hacían las pruebas por intradermoreacción. En esta manera se inyectaba el alergeno en la piel con jeringuillas, como se hace actualmente con la prueba de la tuberculina, y eran bastante más dolorosas. Hoy en día también se usa la intradermoreacción, aunque con menos frecuencia.

¿A qué edad pueden hacerse?

A cualquier edad, incluso en niños de un mes de edad. Hay una falsa creencia de que no pueden hacerse hasta los tres años o más. Esto no es cierto, se pueden hacer a cualquier edad, y se deben hacer cuando haya alguna sospecha justificada

¿Cuántas pruebas se hacen?

El número de pruebas se decide individualmente para cada paciente según el motivo de consulta y las sospechas que se tengan. Pueden variar desde tres hasta varias docenas.

¿Qué sustancias se estudian en las pruebas?

Las pruebas no son “automáticas”, sino individuales. Es decir, no se hacen pruebas y automáticamente dan el resultado de todas las cosas a las que se tiene alergia. Se estudia cada alergeno de forma individual: si se quiere saber si se tiene alergia a una cosa, se hace una prueba; si se quiere saber si se tiene alergia a dos cosas, se hacen dos pruebas, etc. Si se quiere saber si se tiene alergia a mil cosas, habría que hacer mil pruebas.
Como esto no es posible, se estudian los alergenos habituales, y otros fuera de lo habitual si hay alguna sospecha concreta; esas sospechas concretas deben comunicárselas al especialista antes de realizar las pruebas. Si no las comunica, lo más probable es que no se le prueben.
Como ejemplo, después de hacerle pruebas no le pregunte al especialista si le ha salido alergia a la berenjena o al calabacín, porque no se lo habrán estudiado si previamente no ha dicho sus sospechas.

¿Cómo se valoran las pruebas de piel?

Se valora el tamaño de la pápula, del abultamiento. Se valora tanto la anchura por sí misma como comparándola con la histamina. Se suele exigir una anchura mínima de tres milímetros. El tamaño varía desde apenas perceptible a 2 ó 3 centímetros, con formas muy irregulares.

¿Las pruebas fuertes coinciden con síntomas intensos?

No siempre coinciden. Puede haber variaciones y desacuerdo entre los resultados de la piel y los síntomas, de manera que algunas personas con pruebas grandes tienen pocos síntomas o incluso ninguno y, viceversa, personas con pruebas poco importantes pueden padecer síntomas intensos y frecuentes.

Análisis de sangre

¿Qué análisis se hacen para la alergia?
¿Los medicamentos influyen en los análisis de sangre?
¿Qué indica la IgE total?
¿Cuál es el valor normal de IgE total?
¿Qué indica la IgE específica?
¿Qué alergenos se estudian con la IgE específica?
¿Cuál es el valor normal de IgE específica?
¿Coinciden la IgE total alta y la IgE específica alta?
¿Niveles altos de IgE específica quiere decir alergia intensa?
¿Coinciden los resultados de las pruebas de piel y de los análisis?
¿Son más fiables las pruebas o los análisis?
¿Tener IgE específica quiere decir tener alergia?

¿Qué análisis se hacen para la alergia?

Los análisis de sangre más corrientes para el estudio de alergia son la IgE total y la IgE específica. A esta última se la llama también RAST, CAP, ELISA, y por algún otro nombre.

¿Los medicamentos influyen en los análisis de sangre?

Los medicamentos no suelen influir en los análisis de sangre, así que puede uno tomarse la medicación que necesite para sus síntomas sin retrasar los análisis. De todos modos, coménteselo al especialista cuando le comuniquen los resultados de la analítica.

¿Qué indica la IgE total?

Todas las personas tienen alguna cantidad de IgE total. La IgE total se interpreta más bien como la predisposición para desarrollar alergia. No indica alergia concreta a alguna sustancia determinada, sino la facilidad en general para hacerse alérgico a cualquier sustancia. Esta predisposición es de tipo hereditario familiar.
Las personas con IgE total alta tienen más facilidad para desarrollar alergia, pero no obligatoriedad. Algunas personas con facilidad no desarrollarán alergia nunca. Por el contrario, algunas personas que en principio no tienen gran facilidad sí que pueden acabar desarrollando alergia a alguna sustancia concreta.

¿Cuál es el valor normal de IgE total?

Depende de la edad. Va subiendo desde el nacimiento hasta la edad adulta. La IgE se mide en U/mL o kU/L; el valor numérico es el mismo para ambas. Valores que en un niño de 10 años se consideran normales pueden ser muy altos para un niño de 10 meses. Se han de consultar tablas con valores de referencia para cada edad.

¿Qué indica la IgE específica?

Los análisis de IgE específica también pueden denominarse RAST, CAP o UniCAP, ELISA y algún otro nombre. Estos análisis miden si en la sangre del paciente hay IgE específica contra un alergeno concreto. Las personas sin alergia no tienen cantidades detectable de IgE frente a, por ejemplo, la caspa de gato. Si en la sangre del paciente se encuentra IgE frente a la caspa de gato decimos que ese paciente se encuentra sensibilizado frente a los gatos.
Así, la IgE total valora la predisposición alérgica general, mientras que la IgE específica valora la alergia concreta frente a un alergeno determinado e identificado.

¿Qué alergenos se estudian con la IgE específica?

Igual que con las pruebas de piel, la IgE específica en sangre se estudia por alergenos individuales. Un poco de sangre para estudiar un alergeno, más sangre para varios alergenos, mucha sangre para muchos alergenos. El especialista decide cuáles se estudian en concreto por los datos del historial del paciente y por las sospechas que le comuniquen.
Algunos análisis de IgE en sangre (tipo Phadiatop) estudian una mezcla de varios alergenos, pero todos mezclados, no de manera individual.
Otro método de análisis (por microarrays) estudia de manera individual 85 alergenos con una cantidad mínima de sangre. Este método está disponible en muy pocos laboratorios.

¿Cuál es el valor normal de IgE específica?

El valor normal de IgE específica se mide en kU/L o U/mL: la cifra numérica es la misma para ambas. También se mide en clases. Las personas no sensibilizadas tienen valores indetectables de IgE específica. Si no se tiene IgE se dice que es negativa; si se dice que es positiva significa que hay IgE presente. Los valores más frecuentemente usados se ven en la tabla siguiente

Niveles de IgE específica

kU/L ó U/mL

Clase

Interpretación

Menos de 0,35 0

Normales o negativos

0,35 a 0,70 1

Positivos, mínimos.

0,70 a 3,5 2

Positivos, bajos a intermedios

3,5 a 17,5 3

Positivos, intermedios a altos

17,5 a 50 4

Positivos, altos

50 a 100 5

Positivos, muy altos

Más de 100 6

Positivos, al máximo

Los límites entre una clase y otra no se deben interpretar con rigidez, puesto que los análisis no tienen exactitud matemática y los niveles pueden variar ligeramente de unos días a otros.
Habitualmente los aparatos de análisis no diferencian si los niveles de más de 100 están en 101, en 200, en 500 ó más. Si se quiere afinar, habría que repetir los análisis haciendo diluciones de la sangre.
Los niveles de menos de 0,35 se interpretan como normales, aunque esto está últimamente en revisión, pues parece que niveles algo más bajo también pueden corresponder a alergia.

¿Coinciden la IgE total alta y la IgE específica alta?

No siempre. Hay personas con IgE total normal, es decir, no tienen mucha predisposición general, pero sin embargo tienen IgE específica alta o incluso muy alta contra una sustancia determinada, se han sensibilizado frente a ese alergeno. Del mismo modo, algunas personas con IgE total alta, con facilidad para hacerse alérgicas, puede ser que no tengan IgE específica contra ningún alergeno concreto, no se han sensibilizado frente a nada. Con el paso del tiempo pueden acabar haciéndose alérgicos a uno o varios alergenos, pero también puede que nunca desarrollen alergia.

¿Niveles altos de IgE específica quiere decir alergia intensa?

En general coinciden los niveles altos con síntomas más intensos. Pero, igual que con las pruebas de piel, hay muchas excepciones. Puede haber pacientes con niveles relativamente bajos y síntomas intensos, y viceversa, pacientes con niveles relativamente altos y con síntomas leves e incluso sin nada de síntomas. Los pacientes con niveles muy altos es casi seguro que tengan síntomas.

¿Coinciden los resultados de las pruebas de piel y de los análisis?

En general coinciden, pero no siempre. Tanto las pruebas de piel como los análisis se usan para ver si una persona tiene IgE frente a un alergeno. Pero los análisis miden si hay IgE circulando por la sangre, y las pruebas si hay IgE en la piel. Algunas personas pueden tener pruebas positivas y análisis negativos, o viceversa. El hecho de que se encuentre IgE en cualquiera de los dos sitios quiere decir que el paciente está sensibilizado.

¿Son más fiables las pruebas o los análisis?

No son más fiables unas que otros. Dan información distinta y se complementan los resultados. El especialista puede hacer sólo pruebas, o sólo análisis, o ambas cosas según los datos del historial de cada paciente individual.

¿Tener IgE específica quiere decir tener alergia?

No siempre. Se puede detectar si una persona tiene IgE mediante pruebas o análisis. Si se obtienen resultados positivos se dice que esa persona está sensibilizada. Entre las personas sensibilizadas, algunas tienen síntomas causados por el alergeno sensibilizante, y entonces decimos que son alérgicas. Otras personas no tienen síntomas y decimos que están simplemente sensibilizadas pero no son alérgicas.

Pruebas de exposición, provocación, tolerancia

¿Qué son las pruebas de exposición?
¿Qué tipos de pruebas de provocación existen?
¿Cómo se hace la provocación oral?
¿Cómo se hace la provocación ocular o conjuntival?
¿Cómo se hacen las provocaciones bronquiales y nasales?
¿Qué son las provocaciones método ciego y doble-ciego?
¿Qué se mira en las pruebas de provocación?
¿Cuándo aparecen los síntomas?
¿Qué cantidad provoca síntomas?
¿Son peligrosas las pruebas de provocación?
¿Cómo se interpretan las pruebas de provocación?

¿Qué son las pruebas de exposición?

Consisten en exponer al paciente a la sustancia a la que está sensibilizado, para ver si le causa síntomas. En ocasiones se hacen para comprobar que en efecto le causan síntomas, que tiene alergia y no simple sensibilización, y se llaman pruebas de provocación. En otras ocasiones se hacen para comprobar que no le causan síntomas, que nunca ha tenido alergia, o que la ha tenido y ha desaparecido, y se llaman pruebas de tolerancia. Aunque la finalidad es distinta, básicamente son iguales, ya que se expone al paciente a la sustancia sospechosa.
Aunque tienen cierto parecido con la desensibilización, no deben confundirse. Las pruebas de exposición se hacen para diagnosticar con claridad una posible alergia. La desensibilización no es para diagnóstico, sino para tratamiento de personas con un diagnóstico totalmente claro. La desensibilización se explica en esta web en el apartado de tratamiento.

¿Qué tipos de pruebas de provocación existen?

Las pruebas de exposición pueden ser de varios tipos:
-oral, en que el paciente toma un alimento o un medicamento.
-conjuntival, en que se pone la sustancia en el ojo con un colirio.
-nasal, mide la respuesta de la nariz al respirar la sustancia.
-bronquial, mide la respuesta bronquial al respirar la sustancia.

¿Cómo se hace la provocación oral?

El paciente tiene que tomar el alimento o el medicamento que se está estudiando. Se dan pequeñas cantidades, y cada 30-60 minutos se da una cantidad mayor, hasta tomar una cantidad habitual del alimento o una dosis normal del medicamento.
Este proceso se puede hacer en uno o varios pasos. Según el historial del paciente el especialista decide la cantidad inicial, la cantidad final, y en cuántos pasos y con qué intervalos de tiempo se realiza. Se observa si el paciente presenta cualquier síntoma anormal, síntomas de piel, digestivos, respiratorios o de otro tipo. El paciente estará en observación el tiempo que determine el especialista.

¿Cómo se hace la provocación ocular o conjuntival?

Con un colirio se pone en el ojo la sustancia que se está estudiando. El colirio puede estar más o menos concentrado, y se realiza en uno o varios pasos según decida el especialista. Se observa si el ojo presenta síntomas de enrojecimiento, picor, hinchazón o lagrimeo.

¿Cómo se hacen las provocaciones bronquiales y nasales?

Se hacen pruebas funcionales, después el paciente respira la sustancia a estudio, y se repiten las pruebas funcionales para ver si hay alguna alteración. Se realizan en varios pasos. Hay más detalles sobre estas pruebas en esta misma página, más abajo.

¿Qué son las provocaciones método ciego y doble-ciego?

Algunas personas pueden experimentar síntomas por la ansiedad y el miedo que les produce la prueba, y no porque tengan verdadera alergia. Además algunos síntomas pueden ser sentidos por el paciente (como el picor o el dolor) pero un observador externo no los puede comprobar. Para reducir este problema se hacen pruebas con placebo, una sustancia inofensiva que tiene el mismo aspecto (color, sabor, etc) que el alergeno a estudio.
Las provocaciones tipo ciego consisten en que un día se utiliza el placebo y otro día la sustancia real sin que el paciente sepa cuál es cuál.
Las provocaciones tipo doble ciego consisten en que ni el paciente ni el médico saben cuál es la sustancia real y cuál es el placebo. Es una tercera persona la que se encarga de preparar y administrar las sustancias.

¿Qué se mira en las pruebas de provocación?

Si después de la provocación el paciente presenta síntomas, se dice que la prueba es positiva y que el paciente tiene alergia. Si no presenta ningún síntoma, se dice que es negativa y que el paciente tiene tolerancia.
Los síntomas pueden ser de piel (picores, erupciones, inflamación), digestivos (dolor, vómitos, diarrea), oculares (picor, lagrimeo, enrojecimiento, hinchazón), nasales (estornudos, mucosidad, picor, taponamiento), respiratorios (tos, pitos, dificultad respiratoria), o generales (dolor, mareos, malestar, palidez, bajada de tensión).

¿Cuándo aparecen los síntomas?

Es variable. En algunos pacientes en los primeros minutos tras la provocación, en otros al cabo de varias horas, y en algunos pacientes después de varios días.

¿Qué cantidad provoca síntomas?

Es variable. Algunas personas tienen síntomas con cantidades mínimas de medicamento o alimento, generalmente en muy poco tiempo. Otras personas necesitan cantidades acumuladas de medicamento o alimento para tener síntomas tras varios días.

¿Son peligrosas las pruebas de provocación?

Las pruebas de provocación ocular pueden producir molestias más o menos intensas en el ojo. Se pone un colirio de tratamiento, y el ojo se recupera sin secuelas; es excepcional que la provocación ocular cause un problema generalizado.
Las pruebas con alimentos, medicamentos, o sustancias respiradas pueden provocar síntomas variables. En ocasiones son leves, pero pueden llegar a ser muy severos. Los síntomas suelen ser similares a los que el paciente tuvo en ocasiones previas, pero alguna vez pueden ser más intensos o incluso aparecer síntomas nuevos.
Por ello las pruebas de provocación deben hacerse en centros preparados y con posibilidades de tratar posibles reacciones severas. El especialista debe informar al paciente de la finalidad de la prueba, sus posibles beneficios y sus riesgos. El paciente debe dar su consentimiento informado.

¿Cómo se interpretan las pruebas de provocación?

Cuando el paciente presenta síntomas típicos y observables, en un plazo corto de tiempo, e incluso con una cantidad mínima de alergeno, está claro que la prueba es positiva.
Cuando el paciente no presenta ningún síntoma, pasan varios días de plazo, y el paciente toma o tiene contacto repetido con el alergeno sin problemas, está claro que la respuesta es negativa.
Si el paciente presenta síntomas que no son típicos, o no son observables, o tras un plazo de tiempo mal definido, o los síntomas pueden corresponder a otras causas (infecciosas u otras) que coinciden, entonces la interpretación es dudosa. En estos casos puede ser necesario repetir la provocación, una o más veces, o emplear el método ciego o doble-ciego.

Pruebas funcionales

¿Qué son las pruebas funcionales?
¿Las pruebas funcionales valoran la alergia?
¿Cuáles son las pruebas funcionales pulmonares?
¿Cuáles son las pruebas funcionales nasales?
¿Qué es la prueba del óxido nítrico?
¿Los medicamentos influyen en las pruebas funcionales?
¿Qué es la prueba de broncodilatación?
¿Qué son las pruebas de provocación bronquial y nasal?
¿Qué tipos de pruebas de provocación bronquial existen?
¿Qué es el test de esfuerzo?
¿Son peligrosas las pruebas funcionales?
¿Las personas con asma tienen mal las pruebas funcionales?
¿Cómo se interpretan la broncodilatación y la provocación?


¿Qué son las pruebas funcionales?

Las pruebas funcionales valoran la capacidad del aparato respiratorio para cumplir su función, su cometido, que es la entrada y salida del aire de los pulmones para que estos obtengan el oxígeno necesario para la vida.
Las pruebas funcionales pueden ser del pulmón o de la nariz.

¿Las pruebas funcionales valoran la alergia?

Las pruebas funcionales valoran el estado de pulmones o nariz se tenga o no se tenga alergia. Se utilizan en las personas con asma o con rinitis, sea de causa alérgica o no alérgica. También se usan en personas con enfermedades pulmonares distintas del asma. En las pruebas de provocación con alergenos sí que valoran la respuesta alérgica.

¿Cuáles son las pruebas funcionales pulmonares?

Hay varias: espirometría, oscilometría, pletismografía, difusión, óxido nítrico. Valoran distintos aspectos (flujos, volúmenes, resistencias, etc.) del estado y de la capacidad de los pulmones y los bronquios para la entrada y salida del aire. Algunas son sencillas de realizar y otras son bastante complicadas, por lo cual no siempre se pueden realizar. Depende de la edad del paciente y de su estado. Para hacerlas en niños pequeños y lactantes se necesita administrarles un sedante para dormirlos.

¿Cuáles son las pruebas funcionales nasales?

Las pruebas de la función de la nariz se llaman en general rinomanometría. Valoran la entrada y salida del aire por la nariz, y la resistencia que encuentra el aire a su paso. Se utilizan en el estudio de las rinitis.

¿Qué es la prueba del óxido nítrico?

El óxido nítrico, o “NO”, o “ENO”, o “FeNO” no es exactamente una prueba funcional. Mide un gas, el óxido nítrico, que se forma en los bronquios. Cuando está elevado (aproximadamente más de 25-35 ppb) indica cierto grado de inflamación bronquial.

¿Los medicamentos influyen en las pruebas funcionales?

Sí, sí que influyen, y eso es precisamente lo que interesa comprobar a veces. El médico puede tener interés en ver cómo está el aparato respiratorio sin medicación, y en cómo responde cuando toma medicación, tanto en las pruebas pulmonares como de las de nariz. Por eso al valorar los resultados tiene en cuenta el que esté tomando o no medicamentos. Si le citan para hacer un estudio funcional, pregunte si ha de tomar medicación o interrumpirla, y en este último caso, desde cuánto tiempo antes.

¿Qué es la prueba de broncodilatación?

Consiste en hacer una prueba funcional, administrar unas inhalaciones de medicamento broncodilatador, y repetir la prueba funcional al cabo de 20-30 minutos para ver si los bronquios responden a la medicación, se dilatan y mejora la función pulmonar.
En las pruebas nasales se hace una prueba equivalente, en la cual se administra un medicamento (llamado vasoconstrictor) para mejorar el paso del aire por la nariz.

¿Qué son las pruebas de provocación bronquial y nasal?

Las pruebas de provocación bronquial, o de broncoconstricción, o de valoración de hiperreactividad bronquial son lo contrario de la broncodilatación.
Se hace una prueba funcional, y luego se inhala una sustancia para ver si los bronquios se contraen, se cierran y disminuye la función pulmonar. Se van repitiendo las pruebas funcionales hasta ver que, en efecto, empeora la función pulmonar, o que no, que no se modifica.
También existen pruebas equivalentes de provocación nasal en rinitis.

¿Qué tipos de pruebas de provocación bronquial existen?

Principalmente son dos: las específicas y las inespecíficas.
Las específicas son para valorar si existe alergia. La sustancia que se inhala es un alergeno concreto, para ver si los bronquios reaccionan frente a él, cerrándose, y empeorando la función pulmonar.
Las inespecíficas son para valorar si los bronquios reaccionan frente a un estímulo, cerrándose, y se utilizan en personas con alergia y en personas sin alergia. El estímulo puede ser una sustancia inhalada (metacolina, histamina, AMP,…), puede ser aire frío o puede ser un esfuerzo físico.

¿Qué es el test de esfuerzo?

Algunas personas con asma pueden notar sus síntomas de manera espontánea y además cuando realizan ejercicio físico. Algunas personas tienen los síntomas solamente al hacer ejercicio, no de manera espontánea. Pero notar dificultad respiratoria al hacer ejercicio puede ser debido a otras causas distintas del asma.
Para diferenciar esto, se hace una prueba funcional, luego se realiza ejercicio, y después se repiten varias veces las pruebas para ver si los bronquios se cierran. En caso de que ocurra esto, se habla de asma o disnea inducida por esfuerzo o por ejercicio. El ejercicio que se hace en el test suele durar 6-10 minutos, y puede ser correr en una cinta rodante, pedalear en una bici estática, o hacer carrera libre.

¿Son peligrosas las pruebas funcionales?

Las pruebas funcionales normales no tienen riesgo. Las de broncodilatación en todo caso mejoran la función pulmonar, así que tampoco son de riesgo. En las pruebas de provocación sí que se pueden producir síntomas de asma, con dificultad para respirar. Como el paciente está observado en todo momento, si empiezan a aparecer síntomas claros, se interrumpe la provocación, y se administra un broncodilatador para que desaparezcan los síntomas. De todas maneras, el paciente debe conocer los riesgos y dar su consentimiento informado para hacer la prueba.

¿Las personas con asma tienen mal las pruebas funcionales?

No siempre. Algunas personas con asma, en los periodos sin síntomas, en medio de dos episodios agudos, se recuperan totalmente y tienen las pruebas funcionales totalmente normales.
Otras personas con asma, en los periodos en que aparentemente están bien, pueden tener las pruebas funcionales alteradas aunque no noten ningún síntoma.
Algunas personas que nunca han tenido asma y nunca lo tendrán también pueden tener alteraciones en las pruebas funcionales. Por ello las pruebas funcionales no se interpretan de manera aislada, sino conjuntamente con todos los demás datos disponibles.
Lo mismo que para el asma se puede decir de la rinitis y las pruebas de función nasal.

¿Cómo se interpretan la broncodilatación y la provocación?

Se comparan los datos de las pruebas tras la broncodilatación o la provocación con los datos iniciales, y se ve si ha habido cambios en los diversos aspectos de la función. Estos cambios tienen que alcanzar unos valores determinados para considerarse anormales. Cambios pequeños son normales y pueden darse en todas las personas. Los cambios que se consideran anormales varían según la técnica y el aspecto concreto que se valore, y varían del 10-12% al 40%.


Otras pruebas

¿Qué son las pruebas de parches?
¿Qué es la prueba de frotamiento?
¿Qué es la prueba de uso?
¿Qué es la prueba de repicadura?
Otro tipo de pruebas no debidas a alergia

¿Qué son las pruebas de parches?

Las pruebas de parches también pueden llamarse “patch tests” o pruebas epicutáneas. Consisten en aplicar sustancias sospechosas mediante unos parches similares a tiritas para ver si la piel reacciona. No son para estudiar la alergia clásica (llamada tipo I) sino otro tipo de alergia, mediada por células (llamada tipo IV). Hay más información sobre estas pruebas en esta web, en la sección de “Dermatitis de contacto”.Se usa sobre todo para alergia a sustancias por contacto directo con piel y, con poca frecuencia, para medicamentos, alimentos o sustancias respiradas.

¿Qué es la prueba de frotamiento?

Se frota la piel del paciente con el alergeno a estudio, para observar si aparecen lesiones de enrojecimiento o habones-ronchas. Puede ser conveniente frotar otra zona de piel con una sustancia inofensiva para el paciente para asegurarse que no tiene una piel excesivamente reactiva (esto se llama dermografismo).

¿Qué es la prueba de uso?

Se usa para estudiar la alergia al látex o goma o caucho. El paciente se pone en una mano un guante de látex y en la otra un guante sin látex para observar si hay alguna reacción. Previamente puede ser que se utilice un solo dedo de guante antes de usar el guante completo.

¿Qué es la prueba de repicadura?

Se usa en personas con alergia a picadura de abeja o avispa y es en realidad una provocación. Cuando se completa el tratamiento con vacunas, se hace que una abeja o avispa pique al paciente para comprobar que ya no presenta reacciones. Se debe hacer en centros especializados.

Otro tipo de pruebas no debidas a alergia

Los síntomas que parecen de alergia pueden ser debido a causas no alérgicas. Así, el especialista puede solicitar otras pruebas como radiografías de tórax, senos, vegetaciones, esófago-estómago, test del sudor, prueba de la tuberculina, análisis de inmunoglobulinas, poblaciones celulares, etc, para descartar o confirmar esas causas no alérgicas.

Resumen

¿Qué estudio se hace en cada paciente?
¿Cómo se interpretan los resultados si hay discrepancias?
¿Puede ser normal el estudio en un paciente con síntomas?
¿Qué ocurre con los pacientes con síntomas y estudio normal?

¿Qué estudio se hace en cada paciente?

Las pruebas y/o análisis para cada paciente las decide el especialista, así como cuándo hay que repetirlas. Hay que tener en cuenta las posibles discrepancias de resultados de unas pruebas y otras.

¿Cómo se interpretan los resultados si hay discrepancias?

Se dice siempre que la Medicina no es exacta, no es como las Matemáticas. Pueden existir discrepancias entre presencia o no de síntomas, síntomas leves o intensos, pruebas negativas o positivas, pruebas mínimas o intensas, análisis negativos o con niveles bajos, intermedios o altos, etc. El especialista interpreta e integra todos los resultados junto con los datos del historial del paciente para valorar la importancia de cada dato, emitir un diagnóstico y recomendar un tratamiento. Para ello utiliza sus conocimientos y su experiencia, y realiza un seguimiento del paciente junto con otros especialistas o los médicos de Atención Primaria, para adaptar el tratamiento y obtener el máximo beneficio para el paciente.

¿Puede ser normal el estudio en un paciente con síntomas?

Esto puede ocurrir por varios motivos. El primero es que el paciente no tenga alergia y que los síntomas sean por otra causa. Puede ser que no se haya probado el alergeno culpable porque no se haya sospechado, o porque no esté disponible para pruebas. Por ejemplo, en el caso de los pólenes, habitualmente se prueba el polen de 15-25 plantas diferentes, pero existen muchas más que podrían causar alergia, y de las cuales no existen pruebas comercializadas.
Un paciente puede ser alérgico a algo, pero en un grado bajo, capaz de causar síntomas pero que no es aun detectable con las pruebas. Las pruebas y los análisis detectan la IgE en piel y en sangre, pero algunas personas pueden tener IgE sólo en los bronquios o en el tubo digestivo que no se puede detectar.

¿Qué ocurre con los pacientes con síntomas y estudio normal?

Algunos pacientes con el tiempo evolucionan favorablemente y los síntomas desaparecen. En otros los síntomas continúan; se pueden repetir las pruebas para ver si ha cambiado el resultado y aparece alguna alergia que no se había identificado, bien porque no se había probado, o porque los niveles eran bajos y posteriormente han aumentado a cantidades ya detectables.
Habitualmente el especialista le hará un seguimiento hasta que se aclare la causa de los síntomas, o hasta que estos desaparezcan.

 

Imprimir Imprimir
S.E.I.C.A.P. - Secretaría Técnica: Apartado de Correos 8024 - 08080 Barcelona    Telf. 93 208 14 40 / Fax. 93 208 14 41 /
usuarios online de tu blog