12 de julio de 2018

Un estudio demuestra que la inmunoterapia mejora la calidad de vida de niños con rinitis y rinoconjuntivitis

Noticia

Tercer premio a comunicación oral en el 42 Congreso de la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

Un estudio presentado en el pasado congreso de SEICAP y que obtuvo el tercer premio a mejor comunicación oral durante el mismo ha demostrado que la inmunoterapia tiene un impacto positivo en la calidad de vida, reduce el uso de recursos sanitarios e incrementa la respuesta inmunológica en niños con rinitis y rinoconjuntivitis alérgica. Se trata de un trabajo multicéntrico liderado por la Unidad de Alergia Pediátrica del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, coordinado por ladoctora Ana Martínez Cañavate, siendo la coordinadora del Grupo de Trabajo de Inmunoterapia de la SEICAP. En él tambiénhan participado los hospitales Materno Infantil de Málaga, Córdoba y Leganés (Madrid). 

Tratamiento de la rinitis alérgica

El objetivo del estudio era comparar una pauta pre-coestacional, administrada en la etapa previa a la primavera y durante la misma con una dosis cada 15 días, con una perenne, lo que supone una dosis mensual durante todo el año. La inmunoterapia consistía en una mezcla de extractos despigmentados y polimerizados de gramíneas y olivo.  El trabajo se realizó con un total de 65 pacientes pediátricos de entre 5 y 16 años con rinitis o rinoconjuntivitis alérgica con o sin asma alérgico controlado en relación a cambios en la calidad de vida.

La pauta perenne fue administrada a un total de 31 niños y la pre-coestacional a 14. El trabajo ha permitido demostrar que ambas pautas funcionan de forma favorable.  En cada una de ellas se observó una mejoría significativa de la calidad de vida, pues se consigue adaptar el tratamiento a las necesidades personales de cada pequeño. Se les administra la misma vacuna para olivo y gramíneas pero con pautas diferentes.

Además, se constató una reducción de las visitas a los pediatras de Atención Primaria y a los servicios de  urgencias y un consecuente uso eficiente de recursos sanitarios. Por último, otro de los resultados fue apreciar un aumento de la IgG4 para las dos fuentes alergénicas y sus alérgenos mayoritarios, lo que se traduce en una mejor respuesta inmunológica frente a los pólenes responsables de los síntomas.