Previous icon

Volver

31 May 2019
Tabaco

Decálogo contra el tabaco

La organización del Curso Nacional de Tabaquismo en Pediatría ha elaborado el siguiente Decálogo contra el tabaco por el Día Mundial Sin tabaco

El 31 de mayo se celebra el Día Mundial Sin Tabaco y este año se dedica a la salud pulmonar y las consecuencias que puede tener fumar que van desde enfermedades respiratorias crónicas hasta el cáncer. La Organización Mundial de la Salud (OMS) pretende con este lema concienciar además sobre el papel de los pulmones en la salud y el bienestar de las personas. Desde SEICAP se insiste siempre en los daños que el tabaco puede ejercer sobre la salud de los niños en general, y de los niños asmáticos y con alergias respiratorias en particular. Por ello, este año se va a celebrar la segunda edición del Curso Nacional de Tabaquismo en Pediatría, organizado por el Servicio de Pediatría del Hospital General Universitario de Alicante, con la participación del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de SEICAP, para concienciar sobre la importancia que tiene este problema. Este año tendrá lugar el próximo 4 de octubre en el Hospital General Universitario de Alicante.

El lema escogido este año por la OMS involucra de manera especial a la SEICAP dada la relación con los problemas respiratorios. Por ello el comité organizador del Curso de Tabaquismo avalado por SEICAP ha elaborado un decálogo que revindica la necesidad de hacer dueños a los pediatras alergólogos de la parte que les corresponde del problema del tabaquismo infantil y comprometerse con el desarrollo del mismo. El objetivo final es ayudar a mejorar la salud de la infancia y adolescencia en todos los aspectos, máxime conociendo las implicaciones que tiene el tabaco como riesgo evidente en el desarrollo de enfermedades inmediatas y a largo plazo, así como la importancia para mejorar el bienestar personal, en el sentido de formar hombres libres e independientes.

El Decálogo contra el tabaco es el siguiente:

1.- Comprendemos que el tabaquismo en la infancia y adolescencia es un problema global, tanto por la extensión en la población mundial como por las distintas patologías que produce. Y es responsabilidad de los sanitarios, en general, y de los pediatras, en particular, implicarse en un mejor control y prevención.

2.- Desde el inicio (y antes) de la concepción del nuevo ser y hasta el final de la adolescencia, la patología que produce el tabaco nos incumbe en cuanto a la edad de actuación y como responsabilidad en la correcta formación del ser adulto.

3.- Entendemos que la relevancia y sensibilidad que tiene nuestra especialidad cara al futuro de la población nos obliga a alentar, promulgar y participar en la toma de decisiones de las políticas sanitarias, tanto nacionales, autonómicas como locales para un mejor control del tabaquismo en la edad pediátrica y aumentar la sensibilidad de la población ante este problema.

4.- Como profesionales de la salud pediátrica entendemos que es un compromiso ineludible informar por todos los medios a nuestro alcance de los riesgos del tabaquismo pasivo infantil y controlar el inicio del consumo en adolescentes.

5.- Consideramos que el hecho de tener conocimiento sobre el ambiente tabáquico del paciente solo es el inicio del abordaje del problema. No solo cabe interrogar para saber más, sino para ayudar en el cambio de actitud y motivar el abandono.

 

6.- Educar con el ejemplo. Si bien en la especialidad de Pediatría existe un bajo porcentaje de fumadores, consideramos que es una actitud congruente, como espejo donde puede mirarse la población para adquirir hábitos saludables, el llegar a ser con el tiempo un colectivo libre de humo.

7.- Compromiso social y sanitario. Al mejorar el tabaquismo en la edad pediátrica se mejora no solo la salud de la población infantil sino el gasto sanitario, las consultas recurrentes, el exceso de exámenes complementarios y los ingresos hospitalarios.

8.- Progresar en el conocimiento del tabaquismo. Dado que el tabaquismo es un riesgo desencadenante de muchas patologías, debemos tener una información completa y actualizada sobre las enfermedades que ocasiona, pruebas diagnósticas, tratamiento, prevención y desarrollarlo en nuestro quehacer diario.

9.- Nuestra especialidad, profundamente preventiva, debe dar un paso adelante y unirse a otros colectivos, ya sean científicos o de carácter social, con el fin de sumar fuerzas frente a esta adicción con importantes raíces culturales.

10.- Por último entendemos que un pleno desarrollo de la salud infanto-juvenil son incompatibles con la adicción a la nicotina, por lo que el compromiso con nuestros pacientes de proteger su salud nos obliga a una actuación seria y responsable frente al tabaquismo.

SEICAP:

Dr. Luis Moral

Dra. Teresa toral

Comité Organizador II Curso Nacional de Tabaquismo en Pediatría:

Dr. Eugenio de la Cruz

Dr. Javier González de Dios

Dra. Teresa Toral

Dr. Luis Moral