11 de mayo de 2018

Cada año aumenta un 2% el número de niños con alergia

Noticia

El número de niños con alergias aumenta un 2% cada año, según las estimaciones realizadas por la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) en la presentación de su 42º Congreso que se está celebrando estos días en Málaga. 

Se estima que un 25% de la población infantil padece algún tipo de enfermedad alérgica, lo que representa cerca de 2 millones de niños en toda España. En las próximas décadas el porcentaje será del 50% en los países desarrollados. Ante este futuro, la SEICAP señala la importancia de que la administración, los profesionales sanitarios y la población general (padres, educadores, restauradores, etc.) estén preparados y propicien un entorno que garantice la seguridad e integración de los niños con alergias o asma.

Según un estudio reciente, la anafilaxia inducida por alimentos ha aumentado en los últimos años. Así, entre 2005 y 2014 las visitas a urgencias por este motivo se incrementaron un 214%, sobre todo en bebés y en niños más pequeños (entre los 0 y los 2 años), y el alimento causante en la mayoría de los casos fueron los frutos secos. Según los expertos de SEICAP, este incremento puede deberse a diversos factores como los cambios en el tipo de alimentación o la contaminación atmosférica. Todo esto hace necesario que, tanto el Área de la Acreditación Específica en Alergia Pediátrica como las unidades de Alergia Pediátrica, reciban un reconocimiento oficial, pues los pediatras alergólogos son los que deben actuar en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades alérgicas en la infancia.

Las alergias a los alimentos, las anafilaxias, la dermatitis atópica y el asma alérgico se presentan con mayor frecuencia en la población infantil. De entre ellas, las alergias alimentarias son las que más pueden causar una anafilaxia y las más habituales suelen ser a la leche, el huevo, los frutos secos y el pescado. En los casos graves, la ingesta accidental de estos alimentos, puede desembocar en una anafilaxia que, si no se atiende rápido y de forma adecuada puede resultar mortal. Por ello, desde la SEICAP se reclama la existencia de protocolos de actuación para que el personal escolar esté formado y coordinado con el personal sanitario en la atención de posibles emergencias. De esta manera, ofrecen su apoyo a las autoridades sanitarias y educativas para trabajar de manera conjunta en proyectos que contribuyan a mejorar la calidad de vida y asistencial de estos alumnos.

Algunos ejemplos de ello, son el programa Alerta Escolar, impulsado por pediatras alergólogos miembros de SEICAP en Baleares y que hasta ahora ha obtenido buenos resultados. Con él se posibilita la asistencia urgente e inmediata en colegios en caso de crisis grave con peligro para la vida y el personal educativo sabe cómo actuar ante una reacción alérgica gracias a los conocimientos adquiridos y a la ayuda de los servicios de emergencias que tienen un registro del historial completo de cada alumno diagnosticado.  También en Andalucía se lleva a cabo el Programa Aire, una iniciativa del 061, que cuenta con la colaboración de pediatras alergólogos, y está dirigida a pacientes asmáticos y alérgicos a alimentos. Mediante este programa se forma al profesorado en la actuación en emergencias vitales y fomenta la prevención de crisis con la mejora de la asistencia sanitaria urgente.