4 de diciembre de 2017

¿Cómo diferenciar un resfriado de una rinitis alérgica?

Noticia

El frío trae numerosas infecciones de las vías respiratorias que pueden cofundirse con rinitis alérgica. En SEICAP os damos las claves para distinguirla de un resfriado. 

La llegada del frío lleva consigo un aluvión de virus que impactan en el sistema inmunitario de las personas más vulnerables, entre las que se encuentran los niños. Por ello es una época en la que aumentan las infecciones de las vías aéreas superiores causando gripes y resfriados. Pero también hay que tener en cuenta, que en estos meses también polinizan ciertas plantas que pueden causar síntomas algo similares a los catarros comunes. Por ejemplo, en otoño e invierno polinizan alguna familia de coníferas, las betuláceas, Fagacea o el Salicaceae

Desde la SEICAP, se advierte de la importancia de distinguir la sintomatología de una rinitis alérgica y de un resfriado para los niños no reciban tratamientos inadecuados y puedan recibir atención inmediata si el niño estuviera sufriendo un caso de crisis alérgica. La mejor manera de distinguirlo es el picor de nariz. En el resfriado es leve, pero en la rinitis alérgica es intenso y muy molesto. Además en ésta, los síntomas son más persistentes, lo que puede alterar mucho la calidad de vida del niño, afectándole a su rendimiento escolar o durante el sueño, incluso en su relación social. Por otro lado, un catarro común no suele durar más de 15 días y pueden producirse entre dos y cuatro al año. Si en cuatro semanas no desaparecen los síntomas será una rinitis alérgica, que puede manifestarse durante una sola estación o durante todo el año.

Los pediatras alergólogos recomiendan visitar al especialista para realizar un estudio de alergia que permita un correcto diagnóstico y así poder indicar el tratamiento más adecuado que mejore la calidad de vida del niño. Según datos de la SEICAP, la rinitis alérgica afecta a uno de cada tres niños, mientras que el asma lo sufren uno de cada diez. La rinitis alérgica es más habitual en los menores de 5 años y suelen deberse a resfriados por virus, con lo que se hace más difícil distinguirlo. Los más mayores tienen menos catarros al tener más desarrollado su sistema inmunológico, por lo que es más sospechoso que los síntomas sean debidos a alergia.

Cuando el niño entra en contacto con un alérgeno pueden aparecer síntomas de rinitis alérgica al provocar una inflamación de las capas internas de la nariz y, por tanto, una reacción excesiva a desencadenantes como los propios alérgenos, los catarros por virus, los olores fuertes, humos, polvo, cambios bruscos de temperatura, pequeños golpes, ejercicio, nerviosismo o llanto, entre otros. Si los síntomas se presentan de forma aguda será necesario un tratamiento de rescate a base de antihistamínicos o corticoides.

A continuación se muestra una tabla en la que se detallan las principales diferencias entre catarro y rinitis alérgica:

CATARRO

RINITIS ALÉRGICA

Son más comunes en los niños menores de 5 años

Afecta al 9% de los niños menores de 5 años y al 25% de los niños entre 13 y 15 años

Síntomas: Estornudos, mucosidad transparente, picor de nariz o taponamiento nasal

Síntomas: Estornudos, mucosidad transparente, picor de nariz o taponamiento nasal

No dura más de 15 días

 

Los síntomas son persistentes y prolongados en el tiempo

El picor de nariz es leve

El picor de nariz es intenso y muy molesto

Se pueden llegar a tener de 2 a 4 al año, siendo más frecuentes en invierno

Puede presentarse durante todo el año